lunes, 2 de marzo de 2009

El Salitroso - INFO ADICIONAL

Hace un año se me ocurrió abrir este tímido espacio para escribir y describir mis primeros pasos en este maravilloso estilo de vida que me presentó Sebastián cuando puse los botines en penitencia en el rincón del olvido. Si bien el patrón original era rigurosamente deportivo, algunas mas que varias veces lo tuve que torcer por fuerzas mayores. Pero antes de darles una mano a aquellos lectores tardíos que encontraron el blog por la mitad, voy a hacer una breve referencia a modo de introducción así largamos todos desde el VAMOS !!!

Se iluminó el disco amarillo. De los coches que se acercaban, dos aceleraron antes de que se encendiera la señal roja. En el indicador del paso de peatones apareció la silueta del hombre verde. La gente empezó a cruzar la calle pisando las franjas blancas pintadas en la capa negra del asfalto, nada hay que se parezca menos a la cebra, pero así llaman a este paso. Los conductores, impacientes, con el pie en el pedal del embrague, mantenían los coches en tensión, avanzando, retrocediendo, como caballos nerviosos que vieran la fusta alzada en el aire. Habían terminado ya de pasar los peatones, pero la luz verde que daba paso libre a los automóviles tardó aún unos segundos en alumbrarse. Al fin se encendió la señal verde y los coches arrancaron bruscamente, pero enseguida se advirtió que no todos habían arrancado. El primero de la fila de en medio está parado, tendrá un problema mecánico, se le habrá soltado el cable del acelerador, o se le agarrotó la palanca de la caja de velocidades, o una avería en el sistema hidráulico, un bloqueo de frenos, un fallo en el circuito eléctrico, a no ser que, simplemente, se haya quedado sin gasolina, no sería la primera vez que esto ocurre. El nuevo grupo de peatones que se está formando en las aceras ve al conductor inmovilizado braceando tras el parabrisas mientras los de los coches de atrás tocan frenéticos el claxon. Algunos conductores han saltado ya a la calzada, dispuestos a empujar al automóvil averiado hacia donde no moleste. Golpean impacientemente los cristales cerrados. El hombre que está dentro vuelve hacia ellos la cabeza, hacia un lado, hacia el otro, se ve que grita algo, por los movimientos de la boca se nota que repite una palabra, una no, dos, así es realmente, como sabremos cuando alguien, al fin, logre abrir una puerta. Estoy ciego.

Vivir los días esperando las noches para que Saramago vuelva a jugar con mi imaginación fue el detonante. “Ensayo sobre la ceguera” y todo su suspenso e incertidumbre me envició en lectura. Y mas tarde me invitó a escribir. Sin mas equipaje que un lápiz y una papel me animé a acomodar, lo mejor posible, las ideas que volaban por mi mente en un papel. Líneas malas de un escritor malo se fueron plasmando en retazos livianos que se perdía en el aire. Varias reflexiones y líneas vacías quedaban frecuentemente a merced de las primeras brisas del día.

Cansado de escribir pavadas en la arena, se me dio por plasmar pavadas lejos de la intemperie. Aunque tengo bastante claro que mis relatos le lustran los zapatos a los buenos relatos, es estrictamente necesario para mi humanidad despuntar el vicio. Así que se me ocurrió abrir este tímido espacio para escribir y describir mis primeros pasos en este maravilloso estilo de vida que me presentó Sebastián cuando los botines se portaron mal y el resto de los deportes dejaron de darme la hora.

La información que sigue tiene foco en los lectores tardíos que encontraron el Blog por la mitad. Mi intención es poner en autos a la mayor cantidad de pasajeros posibles. Supongamos una autopista principal ( puntos azules ) con su ruta colectora alternativa ( puntos rojos ). Pagamos el peaje y marchamos. EL SALITROSO DIJO BASTA fue el primer paso y de ahí en mas se desencadenó una larga caminata. Y AHORA ? fue el segundo, y no me acuerdo cual el tercero. A modo de memorias fui publicando crónicas deportivas alusivas a este maravilloso estilo de vida ( todos puntos azules ). Por otro lado, y por razones emparentadas con los sentimientos, bajé a la colectora para solapar situaciones extraordinarias que el corazón insistía en dictarme ( puntos rojos ).

Ahora bien !!! . . . Para los lectores que no interpretaron las líneas hago entrega de unos esquemas ilustrativos al mejor estilo ruta 0.

Los primeros pasos fueron firmes y cronológicos.

Micaela – Perdón por la baba : fueron mis primeras líneas distanciadas de lo deportivo dedicadas al angelito que nos regaló el cielo para condimentar nuestras vidas de felicidad ( punto rojo ).

En el siguiente esquema vemos un ejemplo muy claro. Luego del Desafío de la Pera del 2005 y Correr por Correr del mismo año ( puntos azules ), se me antojó, aprovechando el 20 de Julio, sumar un punto rojo y regalar un par de párrafos a mis amigos del alma.

Y siguiendo por estos caminos paralelos ( Autopista, colectora. Colectora, autopista ) llegamos a la actualidad en donde por razones urgentes tuve que bajar un par de veces mas para llamar a la solidaridad ( que dicho sea de paso, nunca me atendió ) . . .

Espero que estas líneas ( mas esquemas sin cargo ) hayan servido de brújula para aquellos lectores que chocaron contra este BLOG y dejaron escapar el norte.

4 comentarios:

Arlequincita dijo...

Ahhhh ahoooora siiiiii, gracias por la brújula gráfica.

...pero el problema es que vas y volvés en el tiempo DENTRO DEL POST.

:D

Ya te dije que me encanta cómo escribís, no te vengas a hacer el humilde ahora.

Besos

Seba dijo...

QUIEN ES ARLEQUINCITA?
NO ENTIENDO BIEN.....PERO LO TUYO SIEMPRE ES MAGNIFICO Y LO MAS CERCA DE ESTAR VIVIENDOLO CUANDO TE LO CUENTAN DE LA FORMA EN LA QUE VOS UNICAMENTE SABES HACERLO....
BESO
SEBA

Leandro dijo...

Qué lindo que escribis guacho!... mis felicitaciones.
Igualmente puedo apreciar que vos siempre escribis desde tu corazón deportista... los puntos rojos estan rodeados con un borde azul! :D

Pablo Giottonini dijo...

Que excelente detalle descubriste Flemming. Acaso lo pintó mi subconsciente.