miércoles, 18 de febrero de 2009

Desafío de los Viñedos 2005

Un caluroso Domingo de primavera tuve . . .

Perdón. Antes de volver a mis “tiempos de gloria” y respondiendo a algunos lectores presurosos, entre ellos Carlitos Tedoy ( el apellido está relacionado a su modo de vida ; le da a la que se cruza sin miramientos ) es que voy a hacer una brevísima reseña de lo vivido el Domingo 8 de Enero del 09 en el Triatlón de la Pera.

Comienzo brevísima reseña :
Kakambas le pasaba por al lado al fracaso gracias al temple del nadador de apellido largo y a los huevos grandes del Gringo Christiani. Pero llegó la última etapa. Quien escribe y delira cambió el anteúltimo puesto por el que le sigue. Lo malo no fue llegar último en la categoría y dar de lleno la frente contra el fracaso. Lo malo, y sobretodo desmoralizante, fue encontrar el arco desinflado. Kakambas besó la lona y la toalla viene volando.
Fin brevísima reseña.

Si quieren manotear algunos troncos de este árbol caído no dejen de navegar por http://sacaesediablo.blogspot.com/

Tedoy, espero que estés mas tranquilo.

Un caluroso Domingo de primavera tuve que suspender la siesta por culpa de unos Viñedos que andaban con ganas de pelear. Como nunca fui muy macho para irme a las manos, pasé a buscar a unos amigotes y nos fuimos para el chañar con los puños apretados. Con Andrés nos calzamos el protector bucal, nos pusimos espalda con espalda y desafiamos a las uvas que aparecían de todos lados. Fabi nos dio una mano con la logística. San Patricio nos recibió con 30 km de MTB mas 14 km de TREK repartidos en cuatro etapas. Eran cuatro escalones de los altos. Era una prueba durísima para principiantes. Era un caluroso Domingo de primavera.

Luego de varios kilómetros ( 120 ) a una velocidad crucero de 50 km por hora, llegamos al fin del mundo. Una bodega bastante coqueta, un circo bien armado y un baño químico que me rescató de apuros nos dieron la bienvenida. Con algunos kilos menos de nervios armé la Raley y me metí en las gateras. El olor a vino podía con la adrenalina. Con el cuchillo entre los dientes y el coraje que da una copa de mas encaré los cuatro escalones de los altos. La pucha que fueron altos. El último lo subí gateando, y entré al Chañar envuelto en público. La plaza estaba colmada y hasta los árboles se descocían las manos. Aquella meta tuvo otro sabor. El primer duatlón y la incertidumbre del debut quedaron atrás. El locutor de voz gruesa y apellido raro entonó nuestros nombres y la cinta de llegada cayó al suelo partida en dos. Inmediatamente, con Andrés, comenzamos a entender esto de ser ELITE.

5 comentarios:

fdutria dijo...

Porq no dejas de recordar el pasado y escribis algo del hoy !!!!! muerto !!!!! Kakambas ...yo no es el mismo !!!!

Pablo Martín Giottonini dijo...

Favio Dutria, gracias por el aliento !!!

Arlequincita dijo...

Escribí de cuando quieras, pero por favor poné una brújula que estamos perdidos!!! ( bueno, yo a veces disfruto de ser/estar perdida, pero esto ya es un caos ! ¡no entiendo nada!! )

Igual besos eh ?

Anónimo dijo...

aguante pablo y compania, no le afloje, ya vendran los exitos y aunque suene cursi, lo importante es competir.-
ahhh contame de ese calitos tedo, personaje intrigante jajajaj

Anónimo dijo...

Pablo !!! Cuando vas a mirar para adelante ???
Ya te pareces al Gordo Dabat que se la pasaba mostrando la foto de 15 años atras con un Kayac de cuando no tenia panza ....